www.elfaro.es

Navarra

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha condenado a 2 años de prisión por un delito de abuso sexual con acceso carnal al dueño de un bar de Pamplona que violó a una camarera que, debido al alcohol ingerido, se encontraba en “avanzado estado de embriaguez” y había perdido “el sentido de la conciencia”.

Los dos abusos sexuales se produjeron en septiembre de 2019 cuando el inculpado y la niña se encontraban solos en el domicilio. El fiscal había solicitado 22 años de prisión, 11 por cada uno de los dos delitos, pero el Tribunal Superior considera, como sostuvo la Audiencia, que se trata de un delito continuado.

Tras ser acusado de golpear y violar a una menor de 9 años, hija de su pareja, finalmente el Tribunal Superior de Justicia de Navarra (TSJN) ha confirmado una condena de 14 años y 8 meses de prisión impuesta el pasado mes de diciembre por la Audiencia Provincial.

El detenido, de 27 años, de nacionalidad española y converso al Islam, estaba inmerso en un importante proceso de autoradicalización y autoadoctrinamiento a través de Internet, las Redes Sociales y las aplicaciones de chat y de mensajería instantánea utilizadas por las organizaciones terroristas.

Han sido intervenidos más de 56 kilos de speed, 300 gramos de heroína, 2 kilos de hachís, 65.000 euros en metálico, 6 vehículos de alta gama, así como 2 pistolas, un fusil de asalto, una escopeta de repetición junto con diversa munición y material para la producción corte y distribución de las sustancias aprehendidas.

La víctima, de 15 años de edad, ha sido liberada tan solo dos horas después de la denuncia de sus padres y en perfecto estado de salud.
  • 1

Un dron de la Guardia Civil ha permitido denunciar en la localidad de Adiós (Navarra) a un grupo de amigos que hacía frecuentes quedadas en la calle, algo de lo que habían dado cuenta otros vecinos por ser un riesgo de contagios por Covid-19.

La Sección Segunda de la Audiencia de Navarra ha desestimado los recursos interpuestos por la fiscalía y las acusaciones contra la libertad provisional acordada hace un mes para los cinco miembros de La Manada.

Gracias a esta colaboración ciudadana también ha disminuido la presencia de estos contenidos apologéticos y humillantes en la red, además de existir una mayor sensibilización y conciencia de las penas que estas publicaciones pueden conllevar.

El grupo jerarquizado, altamente especializado y cualificado, con gran movilidad geográfica, habría desarrollado su actividad delictiva en Madrid, Aragón, Castilla La Mancha, Castilla y León, Navarra, Extremadura y Cantabria.