Asd


www.elfaro.es
Libertad de ataduras mentales
Ampliar

Libertad de ataduras mentales

Por Uemerson Florêncio
miércoles 12 de junio de 2024, 16:07h

Escucha la noticia

En el origen de la vida, constatamos que la influencia familiar es decisiva en las relaciones de poder, la obediencia y los ejemplos conflictivos.

Las pautas que emergen durante la infancia pueden ser buenas o malas, por lo que si se trata de un ambiente contaminado por traiciones, decepciones sucesivas, trampas, engaños y sabotajes, estos niños estarán en un ambiente con un alto nivel de toxicidad. Lo que puede derivar, en la mayoría de los casos, en los clásicos escenarios de prisiones mentales.

Un entorno que no logra contribuir a la maduración emocional y al crecimiento humano, favoreciendo el protagonismo de sus valores, por el contrario, respira escasez y limitaciones sumarias. Los niños que se crían en este tipo de ambiente tienen una fuerte tendencia a reflejar en sus vidas un alto grado de inconsistencia en sus actitudes, baja autoestima y una potencial inclinación hacia un complejo de inferioridad. Si estos niños no tienen una gran fuerza interior que se oponga a este nivel de toxicidad, sobrevendrá el caos.

Sin embargo, llama la atención la gran cantidad de adultos que aún se sienten controlados por sus padres, a pesar de estar casados, muchos de ellos incluso tienen hijos mayores y ya están pagando sus cuentas. ¿Pero dónde está realmente este control? ¿Cómo abordan esto estos padres para que sus niños se sientan controlados?

Bueno, repasemos, ellos trabajan, viven en sus casas, tienen hijos, pagan sus cuentas, hacen sus propias compras, entonces insisto, ¿cómo influyen tanto estos padres en estos niños? Sabemos que muchos de nosotros hemos heredado costumbres y creencias de los más diversos órdenes. Hay niños que en la infancia trajeron espacios a sus padres para brindarles los más diversos caprichos y en este camino muchos padres no se dan cuenta que muchos de ellos han crecido, lo que los lleva a creer mentalmente que siguen siendo sus niños, como muchas madres expresan. ¿Quién está apegado a quién? ¿Quién no ha aprendido a desprenderse del ombligo familiar y quién en ocasiones, por necesidad o costumbre, ha alimentado esta rutina de estos padres?

La mayoría de los padres que hacen amplias concesiones a sus hijos sin imponer límites abrirán la puerta a cientos de decepciones futuras. Pero luego, cuando sean adultos, no tendrán una idea real de dónde comenzarán y terminarán sus derechos y deberes como ciudadanos. ¿A quién le gusta que le rechacen la voz? ¿A quién le gusta que ignoren sus deseos? Paso a la pregunta: ¿cómo serán las relaciones de estos niños en el futuro?

Cuando llegue a la edad adulta tendrá que responder por sí mismo, sin embargo, no hubo esfuerzos por su cuenta para realizar los cambios necesarios en su camino. ¿Que esperar? Sencillamente, sufrirán las consecuencias más dolorosas posibles a lo largo de sus vidas. Ahora llega el momento de la decepción porque ya no habrá papá, mamá, familiares y amigos para seguir dando todo lo que está en sus manos. Reflexionemos sobre las preguntas:

- ¿Quién cumplirá todos tus deseos como lo hicieron tus padres, familiares y amigos durante tu infancia? Y hoy, ¿con quién contarás?

- ¿Cuántas personas conoces que sólo salen si hay alguien que los acompañe? ¿Alguna vez has actuado o estás actuando de esta manera? Dependencia verdaderamente emocional.

- ¿Cuántas personas necesitan ir al supermercado, farmacia, mercería y demás, pero preguntarle a alguien? ¿Cuántas veces has hecho esto?

- ¿Cuántas personas no salen hoy de casa? ¿Y has estado saliendo estos días en busca de tus propósitos y sueños o quieres que alguien materialice tus sueños?

- ¿Cuántos están actualmente en la universidad y utilizan a su colega como bastón para realizar su trabajo académico? ¿Cuántas veces tus padres hicieron su trabajo? Y tú, ¿qué quieres?

- ¿Aún hoy en el lugar de trabajo hay personas que exigen con fuerza que sus compañeros cumplan con sus funciones? ¿Cuántas veces has hecho un berrinche porque alguien no hizo lo que querías o porque no estuvo a la altura de tus expectativas? ¿Te das cuenta de que no has sanado a tu niño interior?

De esta manera, observamos que las adicciones infantiles se extendían hasta la edad adulta de forma abrumadora y destructiva. Así, los valores que construimos definieron la forma en que vemos y practicamos nuestra percepción del poder. Mi más sentido pésame, pero este es el poder de la autodestrucción, es decir, es el poder de tu propio fracaso. Entonces, ¿qué esperas para revisar tus conceptos sobre la vida y tus relaciones de poder contigo mismo?


* Uemerson Florêncio – Emprendedor (brasileño). Formador, conferenciante y corresponsal de opinión internacional para 5 países de habla portuguesa en África (São Tomé y Príncipe, Cabo Verde, Mozambique, Guinea Bissau y Angola), 6 países de habla hispana (Argentina, Paraguay, Uruguay, Chile, Perú y España) y Estados Unidos y Brasil, donde habla del análisis del lenguaje corporal, gestión de la imagen, reputación y crisis, además del desarrollo de las ciudades. Creador del método de comunicación del pentágono. Gestor de contenidos para el sitio web de la empresa Conceito Trainings en Brasil.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+
0 comentarios