www.elfaro.es
No queremos guerras internas por el control del partido

No queremos guerras internas por el control del partido

viernes 08 de junio de 2018, 17:45h

El objetivo es evitar “una guerra civil” que reconocen que “agitaría” al PP que ha de trabajar con ahínco por “recuperar el relato” tras la abrupta pérdida del Gobierno el pasado 1 de junio con la moción de censura que aupó a Pedro Sánchez a La Moncloa.

El Partido Popular confía en finalizar el mes de junio con un “candidato de consenso”, como Alberto Núñez Feijóo, que aplaque toda posibilidad de guerra interna y que sea ratificado por el Congreso Extraordinario que se celebrará previsiblemente a mediados de julio en Madrid.

Fuentes de la dirección nacional y numerosos barones consultados por Servimedia dan prácticamente por cerrado que se llegará al congreso exprés con la tarea hecha y creen que si Alberto Núñez Feijóo da el paso para suceder a Mariano Rajoy, difícilmente encontrará oposición.

De esta forma, estiman que se cerrará la posibilidad de guerra interna y el proceso será “ordenado”. El candidato de “consenso”, remarcan dichas fuentes, evitaría el desgaste de una cruenta competición que Génova no desea y fortalecería la “unidad” que los populares quieren preservar.

COSPEDAL

Sin embargo, la secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, copó los medios de comunicación la mañana siguiente al Comité Ejecutivo Nacional en el que Mariano Rajoy puso punto final a 14 años de liderazgo, y en ninguna entrevista se descartó para la carrera a la sucesión.

Se limitó a remarcar que es “una decisión personal” que tomará pensando en el interés general del PP. Las fuentes consultadas creen que esta ronda mediática iba con intenciones, aunque no se aventuran a decir si dará el paso o lo que busca es ser contrapeso a la posible candidatura de Soraya Sáenz de Santamaría, otro de los nombres fuertes y que mencionan en el PP.

Eso sí, algunos dirigentes no descartan o incluso valorarían la “competición”. “No nos beneficiaría un congreso a la búlgara”, opinan de cara a la imagen que pueden dar a los votantes. Así las cosas, hacen hincapié en que el PP ha de cerrar filas en torno al vencedor cuando en poco más de un mes haya finalizado la actual situación de interinidad.

CONGRESO A MEDIADOS DE JULIO

Lo cierto es que la exvicepresidenta del Gobierno guarda silencio, mientras crecen las voces en el partido que ven en Feijóo el garante de “la unidad”. Oficialmente, los movimientos empezarán a sucederse a partir del próximo lunes, cuando Rajoy ha convocado a la Junta Directiva Nacional del PP.

Este órgano, el máximo entre congresos, fijará la fecha del cónclave que elegirá al sucesor de Rajoy y nombrará una Comisión Organizadora. Sobre la mesa están los fines de semana del 13 al 15 de julio y del 20 al 22, aunque tampoco se descarta que se haga en tan solo dos días, según las fuentes consultadas.

El congreso del adiós a Rajoy se convocará prácticamente en un mes aprovechando la excepcionalidad que recogen los Estatutos del PP para casos “de excepcional urgencia”, siempre y cuando se fundamenten las causas que lo justifiquen, según reza el artículo 32.2 de las normas que rigen la actividad interna del partido.

Por ende, la carrera sucesoria comenzará a partir del 11 de junio con la presentación de las precandidaturas por parte de quienes aspiren a presidir el PP, para lo que los Estatutos dan un plazo de siete días, hasta el lunes 18 de este mes.

Para lograr la condición de candidato, los aspirantes han de presentarse al menos con el apoyo de 100 afiliados y la Comisión Organizadora, previo estudio, proclamará los candidatos en un plazo de 48 horas.

El 20 de junio, por tanto, ya se habría oficializado quién aspira a liderar el PP, para lo que no se descarta tampoco que surja algún espontáneo que no tenga opciones reales en la batalla por tomar las riendas de Génova. Entonces, en el caso de que hubiera más de un candidato, comenzaría la campaña electoral interna.

LOS MILITANTES DECIDEN

Al mismo tiempo, los afiliados que van a participar en el proceso electoral deberán inscribirse en los primeros días y podrán presentarse para asistir como compromisario al cónclave. La elección de esos compromisarios tendrá lugar en asambleas mediante lista abierta y con carácter secreto.

La elección de los compromisarios será mediante votación "y, al mismo tiempo, se prestará apoyo directo, en votación secreta a los precandidatos a la Presidencia del partido". Resultarán electos aquellos que obtengan más votos dentro del número asignado a cada colegio electoral.

En este caso, y según fuentes conocedoras del proceso, la campaña duraría entre 7 y 10 días dada la premura que el propio Rajoy ha impuesto. Finalizado este proceso, la Comisión Organizadora proclamará los candidatos finales a la Presidencia del PP a los dos precandidatos que obtengan mayor número de votos válidos emitidos por los afiliados.

La decisión final la tendrán únicamente los compromisarios con derecho a asistir y votar en el Congreso Extraordinario. En este punto, si las esperanzas de Génova se cumplen, el cónclave será un mero trámite para encumbrar a la persona que a finales de junio se haya erigido como sucesor.

Además, cabe recordar que si en el proceso electoral con los militantes, uno de los precandidatos obtuviera más del 50% del total de los votos válidos emitidos por los afiliados, si lograse una diferencia igual o superior a 15 puntos sobre el resto de precandidatos y si hubiera sido el más votado en la mitad de las circunscripciones automáticamente sería "proclamado ante el Congreso como candidato único a la Presidencia", sin opción para los demás.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)


Normas de uso

Esta es la opinión de los internautas, no de El Faro

No está permitido verter comentarios contrarios a la ley o injuriantes.

La dirección de email solicitada en ningún caso será utilizada con fines comerciales.

Tu dirección de email no será publicada.

Nos reservamos el derecho a eliminar los comentarios que consideremos fuera de tema.