www.elfaro.es
La difícil situación de Pedro Sánchez
Ampliar

La difícil situación de Pedro Sánchez

miércoles 14 de septiembre de 2016, 17:39h

Escucha la noticia

Parece que el secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, no tiene nada que hablar con los líderes territoriales menos afines, con los que habría interrumpido la comunicación hasta que no se produzca alguna novedad en la situación política que les obligue a tomar decisiones.

Las elecciones en el País Vasco y en Galicia están a la vuelta de la esquina, sin embargo, las relaciones entre los líderes autonómicos y su cabeza central parece no estar en su mejor momento.

A pesar de que la tensión se palpa en el ambiente, únicamente el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, expresa con frecuencia su desazón porque no haya debate en el partido. La excepción es la presidenta del gobierno balear, Francina Armengol, con la que el líder socialista sí conversa frecuentemente.

Culpa compartida

"Probablemente el 50% es decisión suya y el 50% es decisión mía... Él tiene mi teléfono y yo el suyo, es decir, probablemente sea responsabilidad compartida. No es bueno para nadie que no haya un diálogo fluido, pero asumo mi parte de responsabilidad", señaló ayer el presidente extremeño en Antena 3.

Fernández Vara, que no habla con Sánchez desde el último comité federal del pasado 9 de julio, advirtió que "desde el minuto uno he sido absolutamente leal a Pedro Sánchez mientras él quiso que le fuera leal. Es decir, mientras hubo diálogo, cercanía y proximidad. Yo voy a seguir siendo leal al secretario general, pero es que la lealtad no es siempre tocar las palmas, sino ser leal a la organización".

Una abstención que no llega

Las palabras del presidente extremeño sobre la situación entre Sánchez y los líderes territoriales es una excepción, puesto que la intención de los líderes autonómicos no era otra que el secretario general del PSOE capitaneara la abstención ante Rajoy.

Pero nadie se atreve a decir al secretario general lo que tiene que hacer, tanto es así que la última vez que se reunió la comitiva del partido, se validó "el no" a propiciar el Gobierno del PP.

Cabe recordar que Sánchez se debe a sus votantes, y la mitad de los electores socialistas no quieren facilitar un Gobierno del Partido Popular, cuando a finales de julio eran solo el 35%.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios