www.elfaro.es
Sánchez pide 'unidad de acción' ante las protestas de varios presidentes autonómicos
Ampliar

Sánchez pide "unidad de acción" ante las protestas de varios presidentes autonómicos

lunes 13 de abril de 2020, 13:07h

Escucha la noticia

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, apeló a la unidad de acción durante la reunión telemática con los presidentes de las comunidades autónomas después de que varios de ellos verbalizaran sus críticas contras las medidas del Ejecutivo.

La quinta edición de estas reuniones de Sánchez con los presidentes autonómicos desde que el 14 de marzo se decretara el estado de alarma, ha sido la más tensa de todas, según fuentes presentes en la videoconferencia consultadas por Servimedia. Incluso algunos líderes territoriales han acudido con “argumentario compartido, sin disimular”, como describen algunas fuentes.

Varios de los presidentes mostraron sus recelos, con más o menos vehemencia, a la vuelta al trabajo este lunes de personas que desarrollan su labor en sectores no esenciales y que están permitidos por el estado de alarma, por el riesgo al aumento del número de contagios.

La ronda de intervenciones, tras la del presidente, la inició el lehendakari vasco, Iñigo Urkullu, quién le pidió una colaboración “efectiva y eficiente” del Gobierno con las comunidades autónomas y le trasladó la necesidad de compartir “certezas”- palabra que repitió en reiteradas ocasiones y que él entiende como la concreción de las medidas de carácter general que se adopten-, y que se “no genere dudas”, como a su juicio ha ocurrido con el uso de las mascarillas.

CERTEZAS Y CLARIDAD

Según fuentes presentes en la reunión, Urkullu y el presidente de la Generalitat de Cataluña, Quim Torra, actuaron “como siempre” haciéndose “guiños” de que ambos son lo más independientes y pidiendo reuniones más “horizontales”. Pero, en esta cuestión, defienden opiniones “opuestas” a la hora del desconfinamiento.

Así, el presidente catalán amagó con romper la unidad después de criticar la vuelta al trabajo de las personas que desempeñan su labor en servicios no esenciales. De hecho, afirmó que no se quedará de brazos cruzados y adoptará medidas propias.

Antes de la cita telemática, Torra remitió una carta a Sánchez para reclamar al Ejecutivo central los informes sanitarios y epidemiológicos que se han utilizado para no prorrogar el decreto que impedía el trabajo de sectores no esenciales y que, por tanto, mañana lunes vuelven a activarse.

También con actitud crítica se mostró desde la Xunta de Galicia, el presidente Alberto Núñez Feijóo, quien solicitó al Gobierno “claridad” y que el mando único que se ejerce desde el Ejecutivo “garantice información contrastada y homologable”, según fuentes presentes en la reunión.

Por su parte, el presidente de la Junta de Andalucía, Juan Manuel Moreno, también pidió "más claridad, previsión y participación en la toma de decisiones". Además, enfatizó que "no tiene sentido” el formato de la Conferencia de Presidentes, planteando que se adelante al jueves, viernes o incluso al sábado y que luego el Gobierno tome las decisiones pertinentes y no como se está haciendo hasta ahora.

DESESCALADA DESIGUAL

Desde Aragón, el socialista Javier Lambán, propuso una salida escalonada de la pandemia, con principio en el medio rural y que se deje salir a los niños, medida que según fuentes consultadas ha sido respaldada por “varios” presidentes.

También han coincidido varios, entre ellos Lambán y el presidente de la Junta de Extremadura, Guillermo Fernández Vara, en que se debería permitir que los ciudadanos acudan a sus huertos para que no se echen a perder las cosechas propias. Y el jefe del Ejecutivo trasladó que “esta semana” estudiará la propuesta de Lambán de hacer un plan de cultura con el sector.

En la línea de una desescalada diferenciada, el presidente de la Generalitat valenciana, Ximo Puig, pidió que se tengan en cuenta tres parámetros: geográficos, para ser más eficientes y eficaces en ese desescalamiento, además de los segmentos de población y las distintas actividades económicas.

También diferencias pidió el presidente de Canarias, el socialista Ángel Víctor Torres, a Sánchez para que se tenga en cuenta el hecho insular en un “paulatino” desconfinamiento porque el archipiélago tiene "prácticamente" cerradas sus llegadas por aire y por mar.

Misma cuestión desde Baleares, donde la presidenta Francina Armengol también puso el foco en los test para detectar el Covid-19 y reclamó "más apoyo" al Estado en lo que respecta al suministro de PCR porque, dijo en una comparecencia, "hasta la fecha, han sido suministradas por el Ejecutivo autonómico y se sigue en esta línea."

También el tema de compras lo abordó el presidente de la Región de Murcia, Fernando López Miras, quién pidió -como otros presidentes del PP- “certidumbre y certeza” pero en esta ocasión “en cuanto al material que llegará del Ministerio para poder hacer nuestras propias compras”.

Con un retraso de dos horas en participar en la reunión -porque acudió a recibir un avión con 113 toneladas de material sanitario- y una vez superados problemas técnicos, la presidenta de la Comunidad de Madrid, la popular Isabel Díaz Ayuso, arremetió contra el PSOE por las acusaciones contra su gestión en el pasado Pleno del Congreso, dedicándole a ello "casi toda su intervención".

Con un papel de “víctima”, según fuentes consultadas, Ayuso acusó al presidente Sánchez y al PSOE de utilizar Madrid y sus malos datos de infectados para defender la gestión que hace el Ejecutivo central.

Por su parte, en la intervención inicial, Pedro Sánchez apeló a la unidad de acción y trasladó un mensaje de coordinación, colaboración y cooperación como cuestión primordial que debe llegar a la ciudadanía.

“Entiendo que hay discrepancias en algunas cuestiones, el grado de contundencia de la respuesta económica y social, pero es importante que la ciudadanía vea a todos los partidos e instituciones juntos. Nosotros hacemos esta propuesta de corazón, sincera, de buena fe”, fueron las palabras de Sánchez según trasladan fuentes presentes en la cita, aludiendo también a los llamados Pactos de la Moncloa a los que ha citado a todos los partidos.

CONTROL PANDEMIA

Sobre los datos, el jefe del Ejecutivo trasladó a los presidentes de las comunidades autónomas y de las dos ciudades autónomas que “se está controlando la pandemia” y que los “buenos” datos que se están viendo estos días “serán mejores en las próximas semanas gracias a la hibernación económica”.

Hizo hincapié en que “las medidas de confinamiento siguen siendo muy estrictas” una vez que mañana lunes vuelven al trabajo las personas de sectores no esenciales. Y, aun así, según fuentes presentes en la reunión consultadas por Servimedia, recordó que se sigue en estado de alarma y que, para evitar el contagio, la recomendación es ir en vehículo privado al trabajo y evitar el transporte público.

No obstante, comentó que el Gobierno repartirá 10 millones de mascarillas en espacios públicos de transporte. Insistió en que es un “recomendación específica que no sustituye a las prioridades” de los cuidados de higiene.

Este reparto, dijo, se realizará el lunes y martes -miércoles en algunos puntos donde el lunes es festivo-, en determinados accesos de metro, de cercanías, en los nudos de transporte público y “sólo” para los que se trasladen a sus puestos de trabajo.

El reparto, aclaró, lo harán las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y locales con la colaboración de efectivos de Protección Civil.

Entre otras cuestiones, el presidente Sánchez trasladó su postura sobre el acuerdo del Eurogrupo que se celebró la semana pasada y cuyas medidas suman un esfuerzo colectivo de medio billón de euros.

Además del instrumento de apoyo para mitigar los riesgos de desempleo, Sánchez consideró la propuesta de la Comisión de ir emitiendo bonos en mercados internacionales como un instrumento “positivo” que supone “un primer paso” para la mutualización europea.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios