www.elfaro.es
Un Estado de Alarma de seis meses con el objetivo de 'bajar de 25 contagios por cada 100.000 habitantes'
Ampliar

Un Estado de Alarma de seis meses con el objetivo de "bajar de 25 contagios por cada 100.000 habitantes"

jueves 29 de octubre de 2020, 22:10h

Escucha la noticia

El Congreso de los Diputados ha respaldado este jueves la prórroga de seis meses, hasta el 9 de mayo, del Estado de Alarma decretado el pasado domingo para hacer frente a la situación de especial riesgo en que nos encontramos por la transmisión no controlada del Covid-19.

Esta fórmula –revisable a los cuatro meses, esto es, el 9 de marzo- tal y como propuso el miércoles el propio presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, al líder de la oposición, ha obtenido 194 votos a favor, 99 abstenciones y 53 votos en contra.

En su intervención ante el pleno de la Cámara, el ministro de Sanidad, Salvador Illa, ha defendido la necesidad del Estado de Alarma “dada la gravedad de la situación de la pandemia en Europa y en España”; así como por su “eficacia contrastada” al permitir “la aplicación de las medidas de control de manera más rápida y eficaz”; y porque así lo han solicitado la mayoría de las comunidades autónomas.

También porque “lo exigen los ciudadanos para dar un horizonte de tranquilidad, de sosiego, de certidumbre a su día a día” y los actores económicos para dar un horizonte de previsibilidad y garantías a empresas y empleos.

La situación de la pandemia es de riesgo muy alto. Estamos plenamente inmersos en la segunda ola de la pandemia, al igual que los países europeos de nuestro entorno” donde “está aumentando rápidamente el número de contagios, y aumenta, aunque más lentamente, la presión hospitalaria”. Por eso, todos están tomando medidas para "limitar la movilidad y, también, los contactos personales que son las causas principales de mayor contagio”.

Por qué un plazo tan largo

Respecto al periodo de aplicación, Illa recordó que la “fórmula 4 + 2”, implica que el 9 de marzo la Conferencia de Presidentes Autonómicos podrá solicitar al Gobierno “una propuesta de levantamiento del estado de alarma, previo acuerdo favorable del Consejo Interterritorial del Sistema Nacional de Salud a la vista de la evolución de los indicadores sanitarios, epidemiológicos y socioeconómicos”. Y, en caso de no alcanzarse una situación óptima, continuar dos meses más, hasta el 9 de mayo.

El Ejecutivo también es favorable a adaptar el esquema inicial de rendición de cuentas de tal manera “que el presidente comparezca ante el Pleno del Congreso cada dos meses, para dar cuenta de los datos y gestiones del Gobierno en relación a la aplicación del estado de alarma”, y que ministro de Sanidad haga lo propio mensualmente ante la Comisión de Sanidad y Consumo.

Sobre por qué es preciso establecer un plazo tan largo de la prórroga, Illa ha explicado que bajar los indicadores epidemiológicos cuando éstos se encuentran en niveles muy altos –como es el caso de España- es más difícil y requiere un tiempo suficiente de implementación de las medidas necesarias.

A ello se suma que nos encontramos en un periodo estacional que favorece la transmisión de éste y de todos los virus respiratorios. En España se producen alrededor de 13 millones de infecciones respiratorias cada año, sobre todo de personas mayores, con una importante concentración entre los meses de diciembre y marzo, de los que una parte se complicarán y necesitarán atención hospitalaria. “A ese incremento de presión asistencial estacional hasta marzo debemos añadir que partimos en octubre con una alta presión asistencial por coronavirus, como ya hemos visto. Y, por tanto, tenemos que ser prudentes”, explicó.

Y respecto a las vacunas, incluso una vez validadas varias de ellas como eficaces y seguras se abrirá un proceso muy complejo de administrarán progresivamente empezando por los grupos más vulnerables, que hace que sea muy difícil pensar en que podamos alcanzar coberturas vacunales suficientes para garantizar la inmunidad de grupo en los próximos meses.

En definitiva, “los plazos pandémicos son largos. Nos encontramos en un escenario de inestabilidad y nos queda aún un camino largo de convivencia con el virus en el que tenemos que ser prudentes y ofrecer un plazo que dé la mayor seguridad y estabilidad posible para poder proteger adecuadamente la salud de la población”.

En cualquier caso y como ya anunció el presidente del Gobierno, el plazo de la prórroga del Estado de Alarma “no es inamovible” y si podemos superar antes la emergencia plenamente, éste “dejará de aplicarse de inmediato”. “Pero ése es el plazo que consideramos hoy por hoy necesario en base a la ciencia, a la experiencia y a la prudencia”.

Petición de apoyo al PP

En su intervención inicial, Illa, además de agradecer su apoyo a los grupos que han anunciado el respaldo a esta prórroga, se ha dirigido particularmente al Partido Popular a quienes pidió que reflexionaran sobre su anunciada abstención, para así “acertar”, pues “lo que votamos hoy es una respuesta constitucional con medidas constitucionales a una situación excepcional para proteger la salud y las vidas de los españoles”.

Tras recordar que ante la segunda ola que está azotando con fuerza a toda Europa, el Gobierno está haciendo lo mismo que hacen la mayoría de Gobiernos y apoyan la mayoría de las oposiciones con sentido de Estado, Illa ha señalado que, en nuestro país, “una mayoría de la oposición ha elegido el camino de la colaboración, la unión y el apoyo, compatible con críticas constructivas. Otra parte, la ultraderecha, ha escogido la vía de la confrontación y la división” y ha advertido al PP que en su mano está demostrar “si es un partido de Estado o está con la ultraderecha”, en definitiva “si quieren consolidar la nueva posición política que estrenaron el jueves pasado en esta Cámara”.

Les pido que unan sus fuerzas al Gobierno para dar una respuesta contundente a la segunda ola que amenaza la salud y las vidas de los ciudadanos. Como ustedes dijeron la semana pasada, es el momento de la política adulta, de la política real. De los consensos. Necesitamos actuar unidos contra una amenaza común. Y la mejor señal que podemos enviar a los españoles es la de ver a sus representantes dejando de lado las disputas partidistas y apoyando esta medida tan excepcional como necesaria”, añadió.

Objetivo: bajar de 25 contagios por cada 100.000 habitantes

A lo largo de toda su intervención, el ministro de Sanidad ha insistido en que “el escenario actual es muy preocupante”, y que a día de hoy, casi todo el territorio español está en un “riesgo alto o muy alto a nivel epidemiológico”. Es decir, hay zonas con una incidencia de 150 casos por 100.000 habitantes y una positividad del 10%, que se considera de riesgo alto, y otras con una incidencia que supera los 250 casos por100.000 habitantes y positividad del 15%, que se considera de riesgo muy alto o extremo.

También señaló que nos encontramos “en niveles de riesgo alto o muy alto en cuanto al grado de ocupación de los servicios hospitalarios y de UCI” (riesgo alto si el número de camas ocupadas por pacientes de COVID supera el 10% en hospitalización global y el 15% en el caso de las camas de UCI y riesgo muy alto o extremo si la ocupación por COVID supera el 15% en hospitalización y el 25% en UCI).

En este sentido, Illa subrayó que “el objetivo que tenemos ahora por delante es volver a alcanzar los niveles de indicadores de nueva normalidad que teníamos en verano: por debajo de 25 casos/100.000 habitantes en el caso de la incidencia acumulada de 14 días, por debajo del 4% de positividad y por debajo del 5% de ocupación de UCI”.

Por último, quiso trasladar a la ciudadanía el mensaje de que, a pesar del cansancio, los esfuerzos y el sacrificio de estos meses, “no es el momento de relajar medidas, porque estamos antes unas semanas, unos meses, que van a ser muy duros”.

¿Te ha parecido interesante esta noticia?    Si (0)    No(0)

+

0 comentarios