www.elfaro.es

ETA

En el marco de la Operación "Infancia robada", desarrollada conjuntamente por la Guardia Civil y la Direction Générale de la Sécurité Intérieure (DGSI) francesa, ha sido detenido José Antonio Urruticoetxea Bengoetxea, alias Josu Ternera, de 69 años de edad, quien se encontraba huido de la justicia.

La alcaldesa ha asistido a la colocación de la placa en la calle de la Pizarra donde tuvo lugar el atentado que le costó la vida. La banda terrorista reanudó con este asesinato su actividad violenta tras 14 meses de tregua.

La banda terrorista difunde un comunicado en el diario 'Gara', en el que reconoce "el daño que ha causado en el transcurso de su trayectoria armada" y agrega que "ojalá nada de eso hubiese ocurrido", además de instar a "la reconciliación".

Se trata de documentos, armas y efectos ocupados a ETA en Francia en los últimos 20 años de lucha contraterrorista conjunta. El traslado desde París a Madrid se realizó entre los pasados días 5 y 6 mediante un convoy de camiones de la Guardia Civil. La entrega, la primera de estas características que realizan las autoridades francesas, es fruto de la colaboración que España y Francia han mantenido hasta alcanzar la derrota operativa de ETA.

Los que se resisten a secundar la locura nazionalista catalana, con “Z” de “nazis”, lo están pasando mal. Los jóvenes cachorros de Arran, rama juvenil de la CUP, imitando la kale borroka vasca, no paran de ejercitar la violencia contra las organizaciones, empresas y políticos que no se manifiestan a favor de la república.
  • 1

La Guardia Civil ha detenido en la localidad de Hernani (Guipúzcoa) a una persona por un presunto delito de pertenencia a organización terrorista con el agravante de reincidencia. La detención se ha realizado en el marco de la Operación "LENTEAK".

La Policía Nacional ha detenido a tres personas en el País Vasco por usar las redes sociales para ensalzar a la banda terrorista ETA y humillar a las víctimas.

Bajo la leyenda "Memoria, Dignidad, Justicia y Verdad", el vídeo-homenaje recuerda a Alberto Jiménez-Becerril y a su mujer, Ascensión García Ortiz, asesinados por ETA en enero de 1998 en Sevilla. La locución del mismo corresponde a Teresa Jiménez Becerril, hermana del concejal sevillano. Su voz recuerda que los etarras "quisieron poner de rodillas a dos inocentes y sólo consiguieron levantarnos a todos".