www.elfaro.es

Estafa

Agentes de la Policía Nacional han detenido a 11 ciberdelincuentes que, presuntamente, habrían estafado más de 2.400.000 euros a empresas y particulares de múltiples países. Arrestados por delitos de estafa, blanqueo de capitales y pertenencia a organización criminal, realizaban fraudes a través de las nuevas tecnologías valiéndose de métodos de ingeniería social.

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Madrid a un hombre de nacionalidad china como presunto autor de una estafa vendiendo mascarillas quirúrgicas. El arrestado, aprovechando la alerta sanitaria, había insertado un anuncio como suministrador de mascarillas quirúrgicas en una conocida plataforma digital. La víctima que denunció los hechos, pretendía adquirir 22 cajas del material sanitario y tras efectuar la compra y el pago, se percató de que había sufrido una estafa.

Hay gente que es capaz de todo por dinero, sin pensar en las consecuencias. Eso es lo que le ha pasado al cabeza de una familia china, que fingió su muerte para cobrar el seguro. Tan real fue la treta que hasta su mujer se lo creyó…

La Organización de consumidores y Usuarios (OCU) denunció este jueves que los automóviles de todas las marcas superan los valores declarados de emisiones.

  • 1

Agentes de la Guardia Civil en colaboración con agentes de la Policía Nacional, han desarticulado una organización criminal internacional especializada en la comisión de estafas por el método de SIM swapping.

A los detenidos y a una tercera persona investigada se les imputan los supuestos delitos de estafa agravada y contra la salud pública. Los detenidos ofrecían un tratamiento dividido en varias fases que comenzaba con el pago de 4.000 euros y seguía con abonos de más de 50.000 euros. Han sido estafadas más de 100 personas que acudían al reclamo de “trabajamos para la mejora y curación de personas con lesión de la médula espinal”.

Una mujer llegó a sufrir quemaduras en su rostro al recibir un tratamiento de belleza destinado al rejuvenecimiento de la piel mediante la aplicación de disparos de luz que regeneran el tejido. El arrestado importaba las máquinas desde China a través de una empresa ubicada en Pontevedra y posteriormente las distribuía como si de productos originales se tratase por un valor de 15.000 euros la unidad.